Un centenar de gracias a los voluntarios y voluntarias que ayudan en Esclerosis Múltiple

Un centenar de gracias a los voluntarios y voluntarias que ayudan en Esclerosis Múltiple

Desde 1986, cada 5 de diciembre se conmemora el Día Internacional del Voluntariado, declarado por la ONU para remarcar la importante labor que realizan todas aquellas personas que deciden de forma desinteresada tender una mano, haciendo de nuestro mundo un lugar mejor.

Ellas también son una parte importantísima en la mejora de la calidad de vida en Esclerosis Múltiple, colaborando en campañas de sensibilización (como el "Día Mundial de la EM" o el "Mójate por la EM"), de recaudación de fondos, o en la atención directa a personas con EM.

La colaboración voluntaria de Águeda, una enfermera jubilada

Son muchos los voluntarios y voluntarias que merecen agradecimiento por parte de la sociedad, especialmente en estos momentos.

Águeda Poyato Roca, enfermera jubilada, realizó más de 100 llamadas telefónicas a personas con Esclerosis Múltiple, durante el confinamiento.

Este es el caso de Águeda Poyato Roca, una enfermera retirada que puso sus ganas y su conocimiento al servicio de personas con Esclerosis Múltiple desde que se conoció la existencia de la pandemia por COVID-19.

Águeda estuvo trabajando durante 20 años, hasta que se jubiló (hace dos), en la consulta de neurología en el Hospital Universitario de Santa Lucía en Cartagena.

Esos 20 años fueron “lo mejor de mi vida profesional”, asegura emocionada.

Durante aquel tiempo en la consulta, cuando detectaba en los pacientes una necesidad de atención psicológica o fisioterapia, por ejemplo, les hablaba de los servicios de atención y rehabilitación que ofrecían en la Asociación de EM de Cartagena y su Comarca (EMACC), la organización de EM local.

Algunos pacientes también le confiaban sus problemas personales. “Les ayudas cuando están mal y te alegras cuando mejoran”, cuenta Águeda. Tanto, que le costó mucho "soltar lazos" con ellos al jubilarse. De hecho, muchos continuaban llamándole a su teléfono personal, si tenían alguna dificultad importante.

Guarda muy buen recuerdo de los neurólogos y ha hecho muy buena amistad con Carmen, la enfermera que le tomó el relevo en el hospital.

Más de 100 llamadas de teléfono a personas con EM durante el confinamiento

A mediados de marzo, cuando la pandemia de la COVID-19 comenzó a ser una seria amenaza, Águeda realizó más de realizó más de 100 llamadas como voluntaria, en algunas ocasiones hablando con los pacientes de EM varias veces.

Comenzó por aquellos más vulnerables; por los que salían poco o nada de sus casas, por quienes no tenían familia, por quienes vivían solos… Algunos estaban en una residencia y no podían recibir visitas (ni de familia ni de cuidadores) y se encontraban muy aislados, empeorando a nivel a nivel anímico y cognitivo. Siguió con todos los demás. Les remitía a la Asociación si veía la necesidad de ayuda para lidiar con el miedo, realizar gestiones urgentes, o recibir algún tipo de servicio para mejorar su calidad de vida en esas circunstancias. La trabajadora social y la psicóloga de EMACC, Myriam y Jose, continuaban entonces con la cobertura de apoyo.

Fueron unas semanas extrañas y frenéticas. Sin voluntari@s como Águeda lo habrían sido aún más, con toda seguridad.

 

No hay la menor duda. Águeda es una gran voluntaria. Por suerte, hay much@s más. Tod@s unid@s por una gran humanidad.

Hoy es vuestro día :). Muchas gracias Águeda. Muchas gracias a todos y todas, por ser parte.

 

* Si quieres ser voluntari@ de apoyo a personas con Esclerosis Múltiple, contacta con la Asociación o Fundación de EM más próxima a tu domicilio.

#CuidaElMundo - Spot de de la Plataforma de Voluntariado de España:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *