Nuevos descubrimientos científicos en torno a células T y Esclerosis Múltiple

Nuevos descubrimientos científicos en torno a células T y Esclerosis Múltiple

Las células T son un área que está siendo muy estudiada dentro de la investigación en Esclerosis Múltiple. Recientemente un equipo de investigadores de la Universidad Thomas Jefferson (Filadelfia, Estados Unidos) ha caracterizado una nueva población de células T, las células ThGM, que producen factor estimulante de colonias de macrófagos de granulocitos (GM-CSF), una sustancia química que contribuye a la respuesta autoinmune.

El autor principal de la investigación, Abdolmohamad Rostami, profesor y presidente del departamento de Neurología del Sidney Kimmel Medical College (Thomas Jefferson University), señala que los hallazgos les “han dado pistas importantes sobre qué marcadores genéticos y perfil químico hacen que este subconjunto de células T sea único” y esto podría permitir “desarrollar terapias que se dirijan selectivamente a esta población de células T, dejando intactas otras células T y evitando la inmunosupresión generalizada".

Los resultados fueron publicados en el paper ‘A distinct GM-CSF+ helper cell usbset requires T-bet to adopt TH1 phenotype and promote neuroinflammation’, publicado en la revista Science Immunology.

Las células T son una parte del sistema inmunológico y cuenta con una variedad de subtipos, algunos de los cuales impulsan la respuesta inmune mientras otros intentan suprimirla. Con anterioridad, se había demostrado que hay un número mayor del número de células ThGM en la sangre y el cerebro de los pacientes con Esclerosis Múltiple (EM), lo que indica que estas células pueden contribuir al desarrollo de la autoinmunidad. Pero se sabe muy poco sobre las propiedades genéticas y la función de las células ThGM, lo que dificulta comprender su función en esta patología.

Los científicos ahora han descubierto características clave que definen estas células y cómo se comportan en un modelo animal de EM, abriendo camino para futuros estudios y terapias potenciales.

Primero, buscaron caracterizar las células ThGM en personas sanas y en un modelo animal de Esclerosis Múltiple. A través de varias técnicas genéticas y bioquímicas observaron que las células ThGM estaban presentes en abundancia y también que carecían de los marcadores característicos de otras poblaciones de células T. Rostami explica: “Descubrimos que las células ThGM tienen un perfil genético distinto en comparación con otros subconjuntos de células T. Parece que las células ThGM provienen de un linaje u origen distinto y, por lo tanto, hemos podido definir un conjunto de criterios para identificar estas células".

Los investigadores encontraron que en un modelo de ratón para la EM hay un mayor número de células ThGM en el sistema nervioso, similar a los hallazgos en la enfermedad humana. También vieron que las células ThGM inducían encefalomielitis, o inflamación del cerebro y la médula espinal, un signo de desarrollo de la enfermedad en este modelo de EM, hecho que brinda más evidencia de que las células ThGM contribuyen a la autoinmunidad.

Fuentes consultadas:

-Notimérica

-Multiple Sclerosis News Today

 

Fuente original:

-Science Immunology

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *