LOS ESCALADORES CON ESCLEROSIS MÚLTIPLE Y PARKINSON CORONAN EL KILIMANJARO

Pico Uhuru, Kilimanjaro, Tanzania, África –El pasado lunes, 18 de julio, siete intrépidos hombres y mujeres con Esclerosis Múltiple (EM) y cuatro con Párkinson, junto con nueve compañeros escaladores, alcanzaron el punto más alto de África. Esta es la primera vez que un grupo de personas con ambas enfermedades neurodegenerativas se han unido como equipo para alcanzar una cima tan alta, apoyándose los unos a los otros en cada paso del camino. Esta ascensión claramente demuestra que las enfermedades neurodegenerativas no representan el final de una vida “normal”, sino que las personas que viven con estas patologías también pueden conseguir grandes proezas. El Kilimanjaro, en Tanzania, tiene una altura de 5.892 metros. No solo es el pico más alto de África, sino también la montaña aislada más alta del mundo.

Kili“El ‘Kilimanjaro Leap of Faith Adventure’ (o Aventura del Kilimanjaro, un salto hacia la esperanza) pretende ser un desafío para el cuerpo; debe abrir la mente y alentar el valor para enfrentarse al diagnóstico de una enfermedad neurodegenerativa. En la expedición se viven momentos muy duros, especialmente por el “mal de altura”. Imagínense eso además de nuestras enfermedades neurodegenerativas. Pero lo hemos conseguido y eso es mérito nuestro; creemos que podemos ir más allá de las limitaciones de nuestra enfermedad y además logramos resultados increíbles, tanto físicos como mentales. Según avanzábamos hacia la cumbre, nos hemos acordado de todos aquellos con enfermedades neurodegenerativas que se enfrentan a montañas personales cada día,”, dijo la organizadora del viaje, Lori Schneider, fundadora de “Empowerment Through Adventure” (Empoderamiento a través de la aventura).

El equipo de la expedición está compuesto por personas muy diversas. Entre los valientes con EM y Parkinson, y sus compañeros para la ascensión, hay músicos, profesores, aventureros, filántropos, entusiastas del deporte, psicólogos, trabajadores sociales, artistas, gestores, ingenieros, padres, etc. El equipo médico incluye un investigador de la EM y bioquímico, un neurólogo, un asistente médico, fisioterapeutas, entrenadores deportivos y el equipo médico de expertos que les acompaña, Alpine Ascents International. Casi todos los miembros del equipo ya disfrutaban de actividades al aire libre y todos han entrenado y se han preparado para este desafío y aventura.Una característica del grupo es lo positivos que son y que, a pesar de los obstáculos con los que se encuentran durante el viaje permanece su compromiso inquebrantable de apoyarse los unos a los otros.

“Lo que ha conseguido este grupo de personas con EM y Parkinson es increíble. Cuando me diagnosticaron EM escapé de mi vida por miedo. Dejé un matrimonio de 22 años, una carrera como profesora de 20 años, vendí mi casa, dejé mi comunidad, e intenté huir del diagnóstico. Eso cambió cuando alcancé la cima del mundo, convirtiéndome en la primera persona con EM en alcanzar la cima del Everest. La idea tras la “Aventuradel Kilimanjaro, un salto hacia la esperanza”es poder compartir las lecciones que he aprendido sobre creer en uno mismo y perseguir tus sueños. ¡Creo que ha funcionado!”, afirmaba Lori Schneider.

La ascensión al Kilimanjaro sí que era todo un reto. Algunos han sufrido mal de altura, que en algunos casos se ha visto empeorado por los síntomas de su enfermedad neurodegenerativa. Por esa razón, tres personas con EM y cinco de sus compañeros en la escalada no han alcanzado la cima. Sin embargo, todos se han apoyado y ayudado en cada paso de la camino. Todos han superado sus limitaciones para redefinir quienes son y lo que son capaces de conseguir.

Sobre "Empowerment Through Adventure"

Lori Schneider creó Empowerment Through Adventure para organizar actividades de aventura para los que quisieran retarse a sí mismos, salir fuera de su “zona de control” y sentirse fuertes en sus propias vidas. La “Aventuradel Kilimanjaro, un salto hacia la esperanza”pretende ser un desafío para el cuerpo, abrir la mente y alentar para enfrentarse al diagnóstico de una enfermedad neurodegenerativa.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *