El tratamiento con células madre fetales para la Esclerosis Múltiple muestra signos prometedores

El tratamiento con células madre fetales para la Esclerosis Múltiple muestra signos prometedores

El trasplante de células madre fetales del sistema nervioso de un feto a personas con Esclerosis Múltiple (EM) Progresiva ha reducido los marcadores de la enfermedad en un ensayo en fase inicial. Todavía no está claro si esto alivia los síntomas o ralentiza la progresión de la enfermedad.

La Esclerosis Múltiple se produce cuando el sistema inmunitario ataca por error parte del cerebro y la médula espinal. La EM Progresiva se define como el empeoramiento de la enfermedad con el paso del tiempo, afecta a alrededor del 10% de las personas con EM y tiene en la actualidad pocos tratamientos para controlar eficazmente sus síntomas.

Las células madre neurales, que pueden dar lugar a cualquiera de las células que componen el sistema nervioso, se han mostrado prometedoras en el tratamiento de otras afecciones neurodegenerativas, como la enfermedad de Parkinson.

Investigación dirigida por Gianvito Martino

Para probar el potencial de las células madre fetales en personas con EM Progresiva, Gianvito Martino, de la Universidad Vita-Salute San Raffaele de Milán (Italia) e investigador principal de uno de los tres macroproyectos de la Alianza Internacional de EM Progresiva (a la que pertenece Esclerosis Múltiple España con el envío de fondos a través del Proyecto M1 (www.eme1.es), y sus colegas extrajeron células madre neurales de un feto de entre 10 y 12 semanas tras ser abortado voluntariamente por su madre, que lo donó a la investigación científica.

Los investigadores inyectaron cuatro dosis distintas de estas células en el canal medular, que contiene la médula espinal, de 12 personas de entre 18 y 55 años con EM progresiva.

Gianvito explica que, debido a la gravedad de la Esclerosis Múltiple, todos los participantes estaban postrados en cama antes del experimento.

El ensayo se centró principalmente en la seguridad, ya que durante los dos años de seguimiento no se registraron efectos adversos graves relacionados con el tratamiento.

Evolución del estudio

Antes de la inyección inicial, se realizó una punción lumbar a los participantes para determinar los niveles de moléculas neuroprotectoras en el líquido cefalorraquídeo, así como una resonancia magnética para determinar el volumen de materia gris del cerebro, que se reduce gradualmente en las personas con EM progresiva.

Tres meses después de la inyección, los participantes se sometieron a otra punción lumbar. Los resultados sugieren que todos los participantes tenían mayores niveles de moléculas antiinflamatorias y neuroprotectoras en el líquido cefalorraquídeo.

Dos años más tarde, una resonancia magnética mostró que los que recibieron las dos dosis más altas tenían un menor índice de reducción de la materia gris en comparación con los que recibieron las dos dosis más bajas.

Resultados del estudio

Todavía no está claro si estos resultados se traducirán en una reducción de los síntomas de la EM o de la progresión de la enfermedad con el tiempo. Las pruebas mostraron que la velocidad motora de los participantes no mejoró en los dos años posteriores a la inyección, afirma Gianvito Martino.

Además, los participantes seguían postrados en cama. Sin embargo, su Esclerosis Múltiple no había empeorado en esos dos años.

Según Gianvito Martino, puede que dos años no sean suficientes para calibrar el potencial del tratamiento, por lo que es necesario seguir investigando.

Fuente: https://www.newscientist.com/article/2354015-fetal-stem-cell-treatment-for-multiple-sclerosis-shows-promising-signs/

Estudio: https://www.nature.com/articles/s41591-022-02097-3

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *